PEMP: QUÉ ES Y PARA QUÉ ES ÚTIL

¿Cómo se hace para recuperar, restaurar y poner en valor los más de 1.100 inmuebles que el Estado colombiano ha declarado como Bienes de Interés Cultural Nacional? Esto sin contar los que cada departamento o municipio ha venido decretando como tales.

La pregunta puede ser todavía más compleja: ¿cómo se hace cuando ese inmueble ha sido reconstruido, demolido en alguna de sus partes o reacondicionado para servir de distintas maneras a lo largo de los siglos? Cuando ya no es ni el original ni un buen reemplazo. ¿Y cómo se hace cuando ese bien ha pasado por diversos dueños o ha sido despiezado en partes más pequeñas? Eso ocurrió en el siglo XIX cuando los bienes de la iglesia católica fueron apropiadas por la naciente república y que en algunos casos se remataron luego a manos particulares.

Y si se siguen profundizando las preguntas: ¿cómo se hace cuando a lo largo de los siglos han variado las normas para el uso de suelos o de edificaciones; o cuando se contradicen unas con otras; o se superpone el rango municipal con el nacional; o hay vacíos legales que no fueron llenados en su momento; o cuando un predio corresponde al mismo tiempo a dos usos; o no aparece en el catastro?

¿Y qué pasa con el valor histórico? ¿Si hay restos arqueológicos, arquitectónicos, artísticos o antropológicos presentes? ¿Cómo se garantiza que el inmueble se mantenga en adelante en las condiciones adecuadas?

Y al final una pregunta clave, sin la cual todo lo demás no se resuelve: ¿cómo se puede lograr la sostenibilidad económica: recuperar, restaurar y darle un uso que permita que en el largo plazo ese bien siga en pie por muchísimos años como testimonio de una época?

En Colombia las respuesta a todas esas complejas preguntas es rápida de decir, pero tremendamente difícil de concretar: un PEMP.

Norma de normas

Lo más directo es decir que un Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) es una norma de normas: está por encima los demás decretos, ordenanzas o disposiciones previas. De hecho organiza lo disperso, lo inconsistente o aquello que se contradice. Es una norma de mayor jerarquía que atiende al principio de coordinación nacional y distrital o municipal.

La definición concreta, según el Ministerio de Cultura es que el PEMP es “un instrumento de gestión del patrimonio por medio del cual se establecen las acciones necesarias para garantizar su protección y sostenibilidad en el tiempo”.

El Getsemanicense

Previous

Next

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *