VIGÍAS DEL PATRIMONIO

“Ser Vigía es velar, cuidar y en nuestro caso, apropiarse de la historia y del patrimonio material e inmaterial de Cartagena. Todo el mundo debería conocer la historia de nuestra ciudad y la de sus monumentos. Precisamente esa es la tarea de nosotros los vigías en Getsemaní: aprender y replicar ese conocimiento”, dice Efraín Ballesteros, de 17 años, getsemanicense y parte del equipo de jóvenes que cada sábado se forma en el barrio para tomar en un futuro cercano la misión de preservar su memoria y tradiciones.

“El grupo de Vigías del Patrimonio nace por iniciativa del señor Florencio Ferrer y la Junta de Acción Comunal, con apoyo de la Escuela Taller, para revivir la memoria histórica del barrio. Fue una buena idea que escogieran jóvenes para integrar este equipo y juntarnos con personas adultas, ya que ellas tienen más experiencias y vivencias por transmitir. Eso permite que nos cuenten cómo vivían, cuáles fueron los momentos más representativos del barrio y hasta cómo nació nuestro himno” dice Efraín.

“En este proyecto no solo abarcamos la historia del barrio y de Cartagena.  Hemos ido a otros lugares históricos como Santa Marta para conocer sitios emblemáticos de esa ciudad. Aquí en Cartagena, por ejemplo, ya conocemos la historia de las murallas y sabemos los diferentes nombres con lo cual se conocen. Estamos proyectándonos para conocer toda la arquitectura de la ciudad. Como dice nuestro nombre ‘Vigía del Patrimonio’ es conocer todo sobre nuestra historia y dárselo a nuestras futuras generaciones” explica Mariana Madera, estudiante de delineante de arquitectura.

“Lo que hacemos en Vigías es enseñarle a los jóvenes sobre la historia de la calles y los mitos que hay en ellas, sobre nuestro Libertador y de dónde nace la iglesia. Lo que se quiere con Vigías es realizar un estudio de todo el barrio para nosotros explicarlo a las nuevas generaciones. Eso es la base fundamental del curso, conocer nuestro entorno para enseñar a los demás” dice Efraín.

Por su parte Rosario Castro, getsemanicense y mentora de los Vigías relata  que “nuestra primera salida fue una gira por las murallas todo el día, acompañados de guías especializados. Vivenciamos lo que ellos decían. Luego, se han hecho otras rutas históricas al Castillo de San Felipe, Santa Marta, Cerro de la Popa o el Palacio de la Inquisición”.

“En la salida a las murallas nos interesó mucho las partes de esta. Sinceramente yo he vivido en Cartagena toda mi vida, pero nunca me había dado a la tarea de conocer la historia de mi ciudad y la de los barrios alrededor. ¿Quién a estas alturas de la vida iba a saber que la muralla no son solamente murallas, sino baluartes, baterías, fortificaciones?. Creo que si no estoy en este grupo no me entero. ¡Uno se queda con la idea de que hemos vivido tanto tiempo aquí y no sabemos lo que hay en nuestro alrededor!” dice Rancés David Rincón Díaz, otro miembro del equipo.

“Nos han traído ponentes de la Universidad de Cartagena, historiadores del Sena, que nos han ofrecido cursos, enseñado fotografías y las personas que tenemos un poquito más de experiencia hemos compartido nuestras vivencias con los más chicos, por ejemplo cómo era el antiguo Mercado Público y otros lugares que ellos no conocieron. Me parece que este programa va teniendo más importancia en el barrio”, dice Rosario Castro.

Ver noticia completa:

El Getsemanicense

Previous

Next

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *